Los Foros de la Virgen María han cambiado de Dirección. Ahora estamos en www.forosdelavirgen.org . Encuéntrenos allí.


NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS DE RIOHACHA, COLOMBIA ( 14 DE MAYO)

La Reina Isabel la Católica regaló esta imagen para la evangelización de Colombia en el siglo XV. Es muy conocida por sus milagros, especialmente para calmar los vientos, ante epidemias y anteriormente en las luchas contra los piratas. Riohacha, conocida localmente como Süchiimma, es la capital del Departamento de La Guajira, ubicada a 1.486 kilómetros al nororiente de la capital del país y a 160 kilómetros al nororiente de Santa Marta. Es una de las ciudades post-2hispánicas más antiguas de Colombia y de América fundada en 1545. En 1596 fue atacada por el pirata inglés Francis Drake. Es un puerto en la desembocadura del Río Ranchería. No son muy precisos los datos que tenemos sobre la fundación de Riohacha. Pero si sabemos que se remonta a los tiempos primeros de la conquista y quizás tuvo lugar a principios del siglo XVI Don Francisco Castellanos se estableció en esta ciudad y descubrió los ostrales de perlas antes de expirar el primer tercio de ese siglo y en 1569 su hijo Don Miguel recibió el empleo de Mariscal de ella, por real cédula. También sabemos que en 1602 estaba ya construido el castillo de San Jorge y agregada su población y distrito al gobierno de Santa Marta. Lo que si es cierto es que con la cuna de Riohacha tuvo principio la devoción a Nuestra Señora de los Remedios, pues cuando la ciudad se fundó a 20 leguas de distancia de donde ésta hoy, por los lados del Cabo de la Vela (por este motivo se llamó ciudad de los Remedios la primera población), allí veneraron a esta Patrona y cuando por la mucha escasez de agua se traslado a este sitio, aquí se trajo en procesión, ante todo la venerada imagen, la cual apreciaban más que el mismo oro y perlas preciosas. CÓMO LLEGÓ LA IMAGEN DE LOS REMEDIOS A RIOHACHA Cuentan las crónicas de los historiadores antiguos, que en el siglo XV, queriendo la soberana reina de España, la católica Reina Isabel, evangelizar estas regiones creyó oportuno interponer ante el Altísimo la subyugadora influencia de la Madre del Amor Hermoso, La Santísima Virgen María. Para el efecto envió para estas tierras sendas imágenes de la Señora, bajo distintas advocaciones; la tradición nos narra que llegadas las cajas al puerto de Santa Marta (Magdalena) encontraron al abrirlas que por una providencial confusión, la imagen de la Inmaculada Concepción, que era la destinada a Riohacha para Santa Marta, pero como a los samarios por ser bellísima le gustase mucho, resolvieron dejarla allá y enviar a Riohacha la de Nuestra Señora de los Remedios. Desde el arribo de esa imagen a Riohacha, fue objeto de continua veneración y su culto revistió desde el principio notable esplendor. Ella soberana de los cielos, quiso establecer en esta urbe su reino terrenal, y como Reina fue venerada por sus antepasados, que miraban en ella el Remedio prodigioso para todas las necesidades y aflicciones. Ella, desde el primer momento de sentar sus reales en Riohacha, la ciudad acogedora, la ciudad cuna de héroes, la ciudad de las perlas, comenzó a prodigar con profusión favores y milagros, consignados en las tradiciones y confirmados por la especial protección que hasta la fecha viene Ella, la Señora, dispensando. La Excelsa Patrona filialmente es conocida como “La Vieja Mello”, a la cual se le rinde homenaje y pleitesía toda la vida y muy especialmente en los días próximos a la festividad. EL MILAGRO DE NUESTRA SEÑORA Cuenta la bella historia de la Vieja Mello, como es llamado por todos los feligreses que en el año de 1663 un 14 de Mayo, una fuerte tempestad que causando mar de leva azotó a Riohacha, la cual destruyó totalmente la calle de los Plateros (área comercial de la capital Guajira en la época) y continuaba amenazando con seguir destruyendo el resto de la población por lo que los nativos corrieron a la Catedral y sacaron la imagen de la Virgen de Los Remedios quien con el afán de los feligreses y los fuertes vientos dejó caer la corona de Oro que llevaba puesta, hecho que inmediatamente calmo la furia del mar y el fenómeno climático. Desde entonces el fervor y confianza de todos los guajiros se ha incrementado de generación en generación. Es por ello que no hay Guajiro que se encuentre fuera de Riohacha que no regrese sagradamente el 2 de Febrero a rendir culto a la Vieja Mello, y también el 14 de mayo. Otros milagros que se mencionan es que, en algunas incursiones de piratas y amenazas de indios, se vio la gloriosa imagen defendiendo a sus protegidos, y, de un modo especial, cuando se echaron en camarones gran porción de gente en piraguas, con el intento de entrar de noche en Riohacha, para saquear y robar sus joyas y perlas. Pero quedaron burlados porque en aquellos lugares, de por si llanos y arenosos, les pareció ver grandes montañas y bosques y una señora que capitaneaba un ejercito. Todo esto hizo desistir a los malhechores y al saberse el prodigio en Riohacha, acordaron sus hijos conmemorar todos los años, tal fecha, con la mayor pompa. En nuestros días se celebra con gran solemnidad la fecha de los milagros, especialmente el 14 de mayo. LA IMAGEN La Imagen de Nuestra Señora de los Remedios es de madera y podemos asegurar que es de las más antiguas que se veneran en Colombia. Se remonta al tiempo de la reina Doña Isabel la Católica y parece ser una de las que ella mandó construir con especial cuidado para las ciudades que se fueran fundando en la Nueva Granada. Así se desprende del hecho que afirma haber tenido en sus manos Don Julián Jiménez de Alarcón la Real Cédula de Donación. Es lo cierto que todavía se conserva la imagen primitiva; y si bien la carcoma ha destruido las extremidades siempre ha respetado el resto, que está y intacto y manifiesta su esbeltez primitiva. Posteriormente se compró otra imagen tallada, que destruyó el comegen, y en 1943 fue encargada otra nueva a los mejores talleres de Valencia España, grande y hermosa la cual se saca en las procesiones. Pero los fieles tienen especial devoción y cariño por la primera, que se conserva en un altar propio, de mármol y con vidriera preciosa. Tiene, pues, singular mérito esta imagen antigua. A pesar de las continuas guerras de los indios en los primeros años, que todo lo destruían e incendiaban; a pesar de las vicisitudes porque ha pasado la ciudad, primero riquísima, después en decadencia, algunas veces quemada por los piratas; a pesar de todo la Virgen de los Remedios siempre ha acompañado a los riohacheros. Cuando se vislumbraba algún peligro, lo primero que salvaban era su patrona y ya tenían dispuesta su hamaca, para este intento. LA IGLESIA No se conservan vestigios de la primera iglesia; pero así como las calles mejores fueron sepultadas por el mar así pudo suceder con la iglesia parroquial. Algunas personas ancianas dicen que la parroquia primitiva estaba al sur de la plaza de la parroquia actual. A principios del siglo XIX se daba culto a Nuestra Señora en una iglesia humilde, que podemos suponer era la antigua de San Francisco, puesto que tenía éste nombre. En 1835 se emprendieron los trabajos de un templo grande y de buen estilo, como el actual. En 1852 ya estaba terminado y el señor Don Luis Álvarez fue quien trasladó, con gran pompa a Nuestra Señora de los Remedios al nuevo Templo. El sabio doctor don Rafael Celedón, obispo después de Santa Marta, tomó con empeño mejorar el ejercicio ministerial y las solemnidades religiosas. El fue quien construyó un altar de caoba para la preciosa imagen de los Remedios. Su digno sucesor, el virtuosos y apreciado padre Espejo, continuó los trabajos y a él se le debe haber traído de Italia cinco altares de mármol y aún cuando sólo pudo colocar el Altar Mayor, a él se debe el haber dotado a Riohacha de esas joyas de exquisito gusto. Al encargarse la misión capuchina de la parroquia, en 1906 se reformó la fachada, dándole más artístico y marcado estilo, evitando el que se desplomara; se compusieron las paredes, sobre todo la del norte, muy destruida; se colocaron los cuatro altares de mármol y se levantó una cúpula sobre el Altar Mayor. LAS CONMEMORACIONES Es tradición que los hombres de cada familia en muestra de liderazgo y respeto madruguen a la fiesta religiosa más importante y representativa de la península, con sus mejores atuendos los caballeros esperan horas para avanzar al altar mayor y luego de hacer una venia a la imagen de la Virgen de los Remedios que se encuentra en el Altar Mayor de la Catedral recibe su Vela que no falta en el hogar de un Guajira en cualquier lugar del mundo donde se encuentre. El significado de la Vela, cuenta la historia y hechos soportados por muchos feligreses que la mejor muestra del fervor y milagro de la Vela de la Virgen de los Remedios es cuando esta es encendida en amenaza de fuertes tormentas en cada hogar, lo que calma considerablemente el fenómeno climático. Sin duda el 2 de febrero es considerado un día para reforzar su fe y confianza a esta bella virgen que ha sido autora de innumerables beneficios, por lo que desde el 23 de enero la romería de feligreses recordando en milagro de la Vieja Mello recorren con ella gran parte del centro de Riohacha realizando el rosario de aurora; lo que es multiplicado por quienes llegan de fuera para reafirmar su compromiso de fe el día de su fiesta. Esta devoción ha la Virgen de los Remedios ha sido tomados por muchos Colombianos que al mejor estilo Guajiro no faltan en su día. HIMNO RIOHACHERO A LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS Salve a la Augusta Madona Honor a los Riohacheros; Salve a la Virgen Patrona De los devotos sinceros. CORO Que feliz siempre Riohacha Honre por todos los medios A su patrona sin tacha La Virgen de los Remedios !. Salve a la flor de los campos De la Iglesia en los altares, Entre rosas y entre lampos, Entre aromas y cantares. Salve a la estrella sonriente Que alumbra con sus fulgores La esperanza del ferviente Corazón en sus dolores. Salve a la que infunde aliento De los bravos en el alma: Dándoles en el momento De la lid, valor y calma. Salve a la que lleva impreso En su semblante de hermosa El albor del casto beso Del genio que la hizo diosa Salve a la virgen austera que inflama los corazones esparciendo por doquiera la excelsitud de sus dones Salve ! susurra la brisa, y en suaves y raudos giros con el rumor de la Misa se confunden los suspiros Salve ! Salve! Que este grito De nuestro himno en la trompeta Se remonte al infinito Do está la anhelada meta. IR ARRIBA

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: